jueves, 22 de diciembre de 2016

Adrián Araque venció al cáncer y está de regreso


Prensa AUFPVenezuela. Estaba siendo considerado una de las grandes sorpresas de la pretemporada del Monagas SC. Su rendimiento en la preparación para el inicio del Torneo Adecuación 2015 fue de los mejores de su carrera, lo que le llevó a ganarse un puesto en el arranque de la competición donde incluso hasta tuvo presencia goleadora. Sin embargo lo impensado llegó a los días, Adrián “El Pocho” Araque presentó severas molestias estomacales que le llevaron pronto a conocer su diagnóstico: el merideño padecía cáncer de estómago, enfermedad agresiva que amenazaba la continuidad de su carrera futbolística y hasta su vida.


Araque comenzaba el duelo más trascendental de su vida y lo decidió enfrentar con entereza y mucha fe. Con el apoyo de su familia, compañeros de profesión y demás seres queridos, comenzaba un juego del que no se sentía seguro poder dominar: “viví momentos muy desagradables y difíciles que no se los deseo a nadie, mucho menos a compañeros de esta profesión”, asoma el volante zurdo que jugará en ULA Mérida en el próximo certamen.

“El pochito” no se amilana a la hora de reconocer lo que por su mente pasaba en la época más dura de su vida: “yo sí dudé, primero en volver a ponerme de pie, luego en regresar a las canchas, pero todo está en la mente, en el corazón y ganas de lograr las cosas, siempre tuve la Fe intacta en que el de arriba es el que te da la fortaleza para superar estos momentos”.

Sin embargo la atención médica temprana que recibió, la fortaleza que le daba su familia y las ganas de seguir viviendo y de jugar al fútbol, revirtieron la situación, meses después, el futbolista andino se levantó y hoy está recuperado y en las canchas, luego de pasar por intervenciones quirúrgicas que asomaban mayores posibilidades de riesgo que de éxito, por lo que este “guerrero de la vida” se convirtió desde entonces en ejemplo de superación y exitosa lucha.

El mediocampista surgido en las canteras de Estudiantes de Mérida, debió ser sometido a una intervención de alto impacto en el que le extrajeron la totalidad de la cavidad estomacal, luego de ello, está en cancha y sin limitantes: “después de operado duré cinco meses sin actividad, debo tener un régimen de alimentación especial pero en la cancha no tengo limitaciones… las palabras que me dijo el doctor fueron que me operó el estómago, no las piernas, así que puedo seguir entrenando y jugando a la par de mis compañeros”.

Tiene agradecimientos para todos quienes le ayudaron a levantar: “lo bonito del fútbol es la receptividad que recibí, en primer lugar agradezco a mi madre, mis hermanos, mi esposa y mi hija por estar aquí siempre, también a mis compañeros, especialmente al gremio de jugadores Juan (García), Stalin (Rivas) y Tim (Tabárez) por estar siempre ahí pendiente de mi,  brindándome el apoyo que necesitaba, también agradezco a “La Pulga” (Gómez), por estar siempre presente en el mal momento apoyándome”, esgrimió.

Araque habla de su futuro profesional con mucho optimismo, anunciando su vinculación con un nuevo club profesional después de pertenecer a las filas de la Academia Puerto Cabello en este último semestre del año 2016: “quiero decir que queda Pocho para rato, en estos momentos me encuentro en ULA Mérida y aportaré lo mejor de mí para seguir creciendo y sacar la institución adelante”

“El Pocho” se siente lleno de vida y de ganas de aprovechar esta nueva etapa de la vida una vez conocido que lo peor ha sido superado: “quiero darle gracias a Dios por darme una segunda oportunidad de seguir creciendo, me siento súper feliz porque a pesar del mal momento que viví hoy estoy de pie, me siento más fuerte que nunca y mejor que nunca”.

Adrián Araque cierra la entrevista con palabras cargadas de emotividad, dando además muestras de su espíritu fortalecido: “como guerrero de la vida les digo que nunca se den por vencidos, que la fe y la esperanza siempre estén por encima de todo, con eso lograrán lo que se propongan”.


0 comentarios:

Publicar un comentario