sábado, 1 de octubre de 2016

El venezolano Jesús Piñero se abre paso en España


Luego de un extenso recorrido formativo por Venezuela, Ecuador y México, el joven estratega criollo ha conseguido su lugar en el fútbol ibérico en el que debuta este fin de semana en la segunda división regional

Prensa Jesús Piñero

La trayectoria del carabobeño de 28 años de edad inició en las categorías menores del Sport Club Guaraní venezolano, y de ahí comenzó su trajinar internacional primero en Ecuador con la Liga Deportiva Universitaria de Quito en calidad de pasante, y luego en Baja California, México, para ayudar en la preparación de la selección local de cara a las olimpiadas nacionales, lo que le abrió las puertas de la Fundación Luis Fernando Durán, a cargo de la Sub-15, dentro de la Liga Menor de Tijuana.

Todas estas experiencias le sirvieron al valenciano para preparar el terreno y llegar a España, específicamente al club Ciudad de Getafe, cuadro en el que actualmente responde por la dirigencia del grupo juvenil “D” (Sub-19) de la segunda división regional, en la que este domingo hará su debut oficial frente al Fortuna “B”, como parte de la tercera fecha del grupo 17.

“Más que un entrenador, me considero un formador. Estamos decididos a hacer un gran trabajo y estoy en el equipo para sumar. La clave es trabajar siempre con tu metodología y mejorarla, y en España la estructura de fútbol base es impresionante. Ahora mismo los técnicos ibéricos aplican su metodología en países como China, Argelia y Estados Unidos, lo que me tiene contento por rodearme con personas que saben mucho”, detalló el estratega criollo, quien ahora mismo está enfocado, además, en culminar todos los escalones académicos de la UEFA a través del Centro Nacional de Formación de Entrenadores de la Real Federación Española de Fútbol.

Con el lema “no se lo dejen de creer”, el venezolano es todo un motivador que mantiene en alto el ánimo de sus muchachos en lo psicológico, mientras que en lo táctico define su estilo como aguerrido al utilizar un módulo 1-4- 2-3- 1 al que le agrega su sello: ataque incesante por los costados con los laterales y extremos participativos para generar peligro en bloque.

“No existe un trabajo en los entrenamientos en el que no deje de estar la pelota. Es la esencia principal. Hay trabajos físicos de correr 20 minutos seguidos, cuando en un partido no vas a hacer eso. Hay que trabajar con realidad de juego, esto cognitivamente hace pensar más al atleta y mejorar la toma de decisiones”, explicó el joven técnico, que exhortó a sus colegas venezolanos a no amilanarse a la hora de formarse o exponer sus ideas en el exterior.

“El balompié venezolano no ha parado de crecer gracias a la importancia que se le ha dado al fútbol base. Salir del país por formación trae muchas experiencias nuevas. Cuando la sabiduría y armonía del técnico sudamericano se junta con una buena preparación, genera el romanticismo de tener un poco de todo y con eso marcar la diferencia en cualquier país”, apuntó el valenciano, cuyo respaldo fundamental recae en tres personas: su madre, su hermano y su pareja, entre otras más, con lo que es lea a su filosofía de que en la vida y en el fútbol, el agradecimiento es la mejor jugada.

0 comentarios:

Publicar un comentario